El Chat de Pito

Lo que todos quiren saber pero nadie se atreve a decir

Capturados un hombre y una mujer para cumplir sentencias por tráfico de estupefacientes en Cauca

En operativos y por casos diferentes, miembros del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía General de la Nación capturaron a un hombre y una mujer, quienes deberán cumplir sentencias condenatorias por fabricación, tráfico o porte de estupefacientes en Popayán.

Los capturados son María Fernanda Sevilla Ordóñez y Jimmy Jefferson Dagua, quienes tenían orden de captura, emanada por los juzgados 4 y 5 del circuito de la capital caucana.

En el caso de Sevilla Ordóñez, los hechos ocurrieron en septiembre de 2016, en un establecimiento carcelario del municipio en mención, donde fue sorprendida ingresando, en sus partes íntimas, 130 gramos de marihuana. La hoy sentenciada iba a visitar a su esposo en dicho lugar.

La Fiscalía la acusó por fabricación, tráfico o porte de estupefacientes y el juzgado 4 de conocimiento le impuso 18 meses de prisión.

En el caso de Jimmy Jefferson Dagua, los hechos ocurrieron en agosto de 2015, durante una diligencia de allanamiento y registro en una vivienda del asentamiento Triunfemos por la Paz, donde las autoridades hallaron una bolsa con marihuana.

La Fiscalía acusó a Dagua por el delito de fabricación, tráfico o porte de estupefacientes y el juzgado 5 de conocimiento le impuso 10 meses de prisión


Viernes, Enero 26, 2018 - 08:00

Donald Y Temístocles… (Y Otros)

EDUARDO NATES LÓPEZ
eduardonates@gmail.com

Dos personajes de “talla mundial” han causado estupor en estos días con sus expresiones coincidentes, en sus respectivas intervenciones públicas. El uno, en el Salón Oval (… de grata recordación…) en la Casa Blanca, en Washington. El otro en una tarima en Rosas, Cauca. Me refiero, nada menos que a Donald Trump y Temístocles Ortega…

Vamos al detalle, no sin antes presentar mis excusas a los lectores por las palabras que me veo precisado a transcribir, no solo por ser fiel a la fuente de información, sino para no perder el efecto de crudeza que, inexorablemente, requiere el caso:

El gringo, en una reunión con legisladores, donde se analizaban políticas migratorias de los Estados Unidos, dijo: “… Porqué tenemos a toda esa gente de países que son un agujero de mierda, viniendo aquí?” … refiriéndose a El Salvador, Haití y a varios países africanos. Desde luego, estas expresiones han causado el lógico estupor en la diplomacia mundial y han generado toda clase de protestas de los países insultados y despreciados por el presidente del país más poderoso del mundo.

El criollo, de Mercaderes, Cauca, posiblemente refiriéndose a alguien –la grabación en ese punto es imprecisa- dice “…no hacen nada, ni mierda…me molesta eso…” Y enseguida agrega: “… porque yo, yo quisiera ver a un pueblo activo, un pueblo altivo, parado de pie, así, erguido, bípedo, como somos los seres humanos, y no un poco de manzanillos hijueputas, entregados por un peso a unos politiqueros…”… Dicen quienes presenciaban el espectáculo que, por una parte, arrancó emocionados aplausos del auditorio mientras otros asistentes quedaban asombrados de los conocimientos idiomáticos del renombrado abogado y de su “caballeroso comportamiento” en acto público.

Nadie se extraña de que en política, las estrellas protagonistas de esta, un día se digan las cosas más atroces entre ellos y al día siguiente se estén dando cálidos abrazos. Para no ir más lejos, el mismo Temístocles, en un fallido intento que hizo buscando ser Representante a la Cámara, en un discurso de campaña, calificó al en ese entonces Senador Aurelio Iragorri, como “Rata de alcantarilla,” y pocos días después aparecieron juntos en las tarimas de la campaña de Ortega Narváez a la gobernación del Cauca, la cual ejerció entre 2012 y 2015. Y como este hay miles de casos en todas partes. Obviamente, esto indica que “felizmente” han logrado arrancar de raíz de su alma, no solo el rencor, sino también la vergüenza y el respeto y lamentablemente muy cerquita de estos anda la ética.

Tampoco sorprende que Ortega, en su ya largo y variopinto “tour de avales” y respaldos políticos, ahora haya arribado a un nuevo “puerto electoral” para lograr el apoyo del partido Cambio Radical. El líder natural y creador de este partido político es nada menos que Germán Vargas Lleras, ampliamente conocido por su pedantería, patanería y agresividad, lo cual configura el ambiente más que propicio para este tipo de militantes. Por supuesto, uno que garantice el uso del idioma con semejante procacidad, es una garantía para el movimiento. Este “dúo de las buenas maneras”, Vargas-Ortega, se volverá trío a partir de febrero, al regreso del liberal Jesús Ignacio García de la embajada donde descaspó su quemada al Senado, para asumir la gerencia de la campaña de Vargas y pavimentar así el camino a la Gobernación del Cauca 2020, a la tierna edad de setenta añitos.

Como notarán los lectores, no toco temas judiciales por los que ha pasado o está trasegando el exgobernador y exmagistrado del Consejo Superior de la Judicatura, Ortega. No me corresponde ese ámbito, pero si, aun corriendo el riesgo de cualquier respuesta desagradable, me atrevo, quizás inútilmente, a pedir algo de compostura, no solo con el idioma sino con el electorado, que, dicho sea de paso, entre más humilde, más respeto merece.

Sigue siendo una paradoja que quienes más se rasgan las vestiduras por la paz, el respeto, la tolerancia y la renovación –que, dicho sea de paso, los han convertido en moneda electoral- son los más incendiarios, agresivos y cultivadores del odio y el resentimiento, armados de un micrófono.


Jueves, Enero 18, 2018 - 17:15

DA GRIMA

Da grima la declaración del Presidente Santos ante los actos terroristas del ELN.

El gobierno no puede “deplorar”. Lo que tiene que es conjugar unos verbos del castellano que en 7 largos años ignoró, como: rechazar, condenar, perseguir y sancionar a los responsables, en vez de perdonar, indultar, despejar y olvidar.

Opinan lo abonados.


Miércoles, Enero 10, 2018 - 19:30

PREGUNTAN LOS ABONADOS

De La Calle H., en El Tiempo sale a ofrecer la candidatura del gran Partido Liberal, (hasta que Samper y el mismo De La Calle se eligieron con los dineros de Cali), al mejor postor y clama por una coalición.

Es el candidato ideal para las Farc, ni siquiera el del Presidente Santos, que se irá con Fajardo.

Y Vargas peleando por Twitter con Petro. No pudo Vargas quitarse por firmas, las consecuencias normales del mal gobierno del que fue Ministro durante 4 años y Vicepresidente tres, para ésta última dignidad derrotado en primera vuelta por Zuluaga y Holmes. Y en segunda elegido con la ayuda de Petro, Clara y la plata para los noños.

O también por las firmas hay que olvidarse de esto?

Se preguntan los abonados.


Domingo, Enero 7, 2018 - 12:45

Opinan los abonados.

En el desastre de las vías en Colombia, que nunca se acaban las obras, están las huellas de Vargas Lleras Lleras, quien como buen politiquero se dedicó a inaugurar convenios y firmar contratos.

Antes se inauguraban obras terminadas. Acá al Cauca vino a inaugurar la doble calzada a Quilichao y aun, 2 años después, no han empezado.

Cada que voy a Cali y veo esa vía colapsada por el tráfico, me acuerdo de Vargas Lleras, igual los que van al sur o al oriente, del Cauca y de Colombia.

No votar por él ni en marzo ni en mayo será una logica consecuencia para tan precario desempeño. Y una democrática protesta.

Opinan los abonados.


Sábado, Enero 6, 2018 - 14:45

SE DEBE INVESTIGAR A TEMÍSTOCLES ORTEGA Y OTROS.

Menos mal en Colombia existe Daniel Coronell que escribe con valor y certeza.

Todo lo dicho sobre Temístocles Ortega es cierto. Pero falta, debe la Fiscalía investigar su patrimonio y el de la esposa Stella Millan y cómo, miembros de su familia en el Tolima iniciaron actividades inmobiliarias en el mismo periodo de la Gobernación de Ortega.

El patrimonio del actual gobernador Campo y el de su casera. Preguntar a los escoltas del entonces gobernador Ortega cómo fue el robo de una caja fuerte de su casa, que nunca se denunció.

Deben explicar a cambio de qué varios caucanos con encargos breves en su despacho en la judicatura fueron "beneficiados" con millonarios resjustes pensiónales. Esto quedó impune porque duerme en la eunuca Comisión de Investigaciones de la Cámara.

Deben revisar la contratación de más de 300 mil millones en regalías y aguas cuyas obras no aparecen o corresponden a objetos fantasmas o inútiles y en todo caso distinto al fin legal de las regalías.

Deben investigar cómo tiene Temistocles coptada la *Contraloría departamental, a un títere en la Gobernación del departamento y a otro de los suyos en la corporación ambiental.

Tienen pues muchas tareas por colocar al día en la Fiscalía, porque la empresa criminal Moreno-Bustos tenía todo congelado y es hora de que hagan algo. Lo mismo el Procurador a quien en público le denuncie todo esto.

Pueden comenzar con los valerosos artículos publicados en El Liberal por Santiago Zambrano y por Nelson Paz, columnistas de Popayán a quienes tampoco las autoridades de control han querido oír, menos seguir la cuerda de sus escritos. Pueden seguir con escuchar a quienes llevan años pidiendo que los oigan. Las pruebas están y las preguntas sin respuesta también.

El Cauca no merece, ni resiste una candidatura y menos un Senador como Ortega Narvaez en 2018, que si lo eligen, por la inacción de los órganos de control y por la complicidad de Cambio Radical, partido que a voces de la Senadora Claudia Lopez: "anda coleccionando o recogiendo bandidos en las regiones", Temistocles Ortega sera el nuevo ÑOÑO en ese nuevo Congreso, pero del sur de Colombia, aunque bastante más viejo, con cero de carísima, que el dinero en efectivo compensa, pero con los mismos métodos, y los mismos votos espurios, amañados y corruptos.

Que la justicia actúe, pero para todos, es el clamor general en el Cauca para lo cual éste artículo de Coronell en Semana es una luz de esperanza.

Carlos Pito.


Domingo, Agosto 20, 2017 - 14:30

Porqué la llegada a Colombia de las firmas de ingeniería Españolas....

Porqué la llegada a Colombia de las firmas de ingeniería Españolas de manera masiva a contratar proyectos de vivienda e infraestructura, coincide con la llegada de Cambio Radical a esos sectores de la burocracia nacional?

Hasta acá en Popayán nos tocaron de esos Españoles incumplidos en una obra de ingrata recordación (gestión de los de la "casita azul")?

Preguntan los abonados.


Domingo, Junio 4, 2017 - 11:15

Y cómo les parece Germán Vargas?

Y cómo les parece Germán Vargas?, quiere desmarcarse del gobierno, a pesar de haber sido durante 7 años Ministro del Interior, al que partió en dos para volver a crear el impotente Ministerio de Justicia (solo a cargo de presos y notarios).

Luego ejerció como Ministro de Vivienda y como Vicepresidente de la República.

Las culpas y desaciertos de Santos, lo son también de Vargas.

Ahora la Revista Semana en campaña por Vargas lo coloca como uno de "los duros", cuál duro, si en su gestión y con sus congresistas de Cambio Radical han apoyado todas las normas y concesiones a las FARC.

NO Vargas, a usted le toca defender el gobierno del que ha sido parte y corazón y el que tiene el 14% de popularidad. Y en las urnas del 2018, como en toda quema se verá en Colombia el humo.

Opinan los abonados.


Domingo, Junio 4, 2017 - 11:15

¡QUE VIVA EL CHANTAJE!!!!!! Escribió: NELLY YOLANDA ORTIZ DE MEJIA.

Docente de la UNIAUTONOMA POPAYAN - AREA DERECHO PUBLICO: D. Constitucional; D. Procesal Constitucional; D. Administrativo General y Colombiano.

Estas son algunas declaraciones y reacciones por el famoso fallo de la Honorable Corte Constitucional y nombramiento mañana de uno de sus magistrados:

Jesús Santrich en rueda de prensa afirmó que la Corte constitucional es un palo en la rueda en el proceso de paz y “(…) los proyectos que han pasado o están pasando y todos esos cuerpos normativos van a llegar sus inocentes manos, a mi modo de ver para volver mierda”) (sic).

Y continúa: “(…) Lo que ha pasado ahora con el Fast Track es eso y con la perspectiva del prejuzgamiento del magistrado Bernal, y sin embargo actuó para inclinar la balanza a favor de los que quieren volver trizas el acuerdo. Yo pienso que esta Corte como está ahora no da ninguna garantía para seguir avanzando”.

Y que tal estica de ese gran sabio Benedetti: “Si Diana Fajardo no llega a la Corte, las Farc se pararan de la mesa” … “(…) se pondría en vilo la implementación de los acuerdos de paz”. Y como si fuera poco el arrogante, guerrerista, traidor, dueño de la paz HP (léase Honorable Parlamentario), calificó como un error haber ternado al magistrado Carlos Bernal.

Al parecer con estas estúpidas afirmaciones el HP pretende intimidar Y CHANTAJEAR al Congreso, a los órganos competentes para ternar candidatos a la Corte y lógicamente intimidar a la misma Corte Constitucional. Hizo bien el mandado HP Benedetti.

Y que tal la del presidente de la República: Con el otro mandadero Roy Barreras organizan una comida para hacer la misma solicitud de votar por la abogada Diana Fajardo.

Estas conductas intimidatorias y chantajistas propias de los personajes citados y teniendo en cuenta que en Colombia nos acostamos vigentes y amanecemos derogados, me obligaron revisar las preceptivas constitucionales relacionadas con la interpretación y aplicación del principio de la Supremacía de la Constitución, como siempre corriendo el riesgo de equivocarme.

i. Reza el artículo 4°: “La Constitución es normas de normas”.

En un estado social de derecho como el nuestro en donde el ejercicio de las actividades estatales deben estar sujetas a la observancia de la Constitución como pilar fundamental del ordenamiento jurídico, este principio nos informa que dentro de la jerarquía normativa la constitución ocupa el primer lugar y en consecuencia las normas de inferior jerarquía que integran dicho ordenamiento jurídico como: la ley, los decretos del Presidente de la República, las ordenanzas de las asambleas, los acuerdos de los Concejos municipales y distritales y los decretos y demás actos de las entidades territoriales, etc., deben respetar la Constitución. La validez de dichas normas depende de su conformidad con las normas Fundamentales, es decir, que el principio de la Supremacía de la Constitución implica que no puede haber ninguna decisión por fuera o en contra de la constitución.

Aquí surge un interrogante: ¿Cómo se hace efectivo en la práctica el cumplimiento de este principio?

Mediante el establecimiento de mecanismos de control de constitucionalidad y nulidad de las actuaciones de las autoridades públicas, contrarias a la normatividad Superior y en tal virtud creó la Jurisdicción constitucional, con un órgano jurisdiccional supremo, la Corte Constitucional integrada por 9 magistrados elegidos por el Congreso de sendas ternas presentadas por el presidente de la República, La Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado (art. 239).

ii. El artículo 241 dispone: “A la Corte Constitucional se le confiere la guarda de la integridad de la Supremacía de la Constitución…”

En aplicación de esta preceptiva le corresponde decidir sobre las demandas de inconstitucionalidad que promuevan los ciudadanos contra los actos reformatorios de la Constitución. Las leyes y los decretos leyes expedidos por el presidente de la República (Art. 241-1, 4 y 5).

iii. A su vez el artículo 237 establece: “Son atribuciones del Consejo de estado:

“(…)

2. Conocer de las acciones de nulidad por inconstitucionalidad de los decretos dictados por el Gobierno Nacional, cuya competencia no corresponda a la Corte Constitucional”.

Como se puede apreciar en ninguna norma del Estatuto Fundamental se permite el chantaje para la toma de decisiones del Congreso que es un órgano colegiado, deliberante por cuanto sus decisiones se toman aplicando el principio de las mayorías. No puedo imaginarme un congreso firmón.

Así mismo, desconocía que la Corte Constitucional debe ser integrada por los jefes de las FARC, con magistrados que les garantice decisiones favorables a sus intereses y a su futura gobernabilidad.

¿Podemos continuar con esa actitud pasiva del “dejar hacer, dejar pasar”?????

Y por último no olvidemos que los estúpidos, amargados y resentidos ofenden con la lengua y los inteligentes con el silencio y la risoterapia.


Miércoles, Mayo 31, 2017 - 21:15

Buenaventura: un caso de apartheid. Edgar Velásquez Rivera, Profesor Universidad del Cauca.

Los colombianos durante el mes de mayo de 2017 observaron un paro cívico en Buenaventura. No es el primer movimiento social, tampoco será el último al cual recurren los habitantes de esa ciudad para expresar su inconformidad por los múltiples problemas que le aquejan. El apartheid fue un fenómeno que, originado en Namibia y Suráfrica, tuvo connotaciones predominantemente raciales, expresadas en la segregación. En el caso de Buenaventura estamos frente a un caso de apartheid, más perverso y siniestro que el ocurrido en los países africanos. Se trata de un apartheid además de racial, económico, social, cultural, religioso, sexual y político.

La responsabilidad de este apartheid en Buenaventura recae, en primera instancia, en los gobiernos nacionales, departamentales y municipales (en segundo lugar) independientemente del tiempo y de las esencias ideológicas de los mismos. Ningún gobierno nacional ha tenido una visión geopolítica sobre la importancia de este puerto sobre el pacífico. Desde la monótona y lanuda Bogotá de vestimenta alcanforada se le mira, de manera racista, como un espacio habitado por colombianos de quinta categoría dados al jolgorio, la holgazanería y los goces paganos de raíces africanas; a través del cual ingresan no pocas mercancías que suplen sus fantasías de consumismo periférico y exportan materias primas esquilmadas en economías de enclave.

Desde Cali (un pueblo grande), a Buenaventura se le trata en términos edulcorados como un villorrio anárquico y peligroso. La gobernación del Valle (en toda su historia) ha sido incapaz de integrar a Buenaventura (tan importante polo de desarrollo) a la vida del departamento y del país. Los impuestos generados por la actividad que implica ser el principal puerto de Colombia, no se expresan en inversión en agua potable, alcantarillado, energía eléctrica, telecomunicaciones y su conexión vial con el resto del país. En ese sentido, Buenaventura continúa, guardadas las proporciones, con deficiencias típicas del siglo XIX.

Los distintos gobiernos de Buenaventura (alcaldes) han carecido, sin excepción, de una visión responsable y estratégica sobre los destinos de dicha localidad. Llegan al cargo para beneficiarse a sí mismos, a sus clientelas, a sus familias y a sus jefes políticos. Una oportunidad que no pueden dejar pasar, parecer ser la divisa de quienes llegan a ser alcaldes. El monto y la destinación de los presupuestos, los episodios de corrupción, el desorden administrativo y la visión predatoria de lo público, así lo atestiguan.

En Buenaventura, como en cualquier puerto del mundo, cohabitan los poderes ficticios de la institucionalidad y los poderes reales de las mafias; crece, urbanísticamente, de manera desordenada; compiten las distintas confesiones religiosas; es una ciudad de bienes y servicios; los asesinatos por encargo (con distintas modalidades de sevicia como los descuartizamientos) son los métodos predominantes para resolver los líos en algunos sectores sociales; la inoperancia de la administración de justicia es proverbial, la ineficiencia e ineficacia de los organismos policiales da lugar al ejercicio de la justicia por mano propia.

Los principales renglones de la economía de Buenaventura no son de sus habitantes raizales. Pertenecen, por el contrario, a comerciantes “exitosos”, a industriales “emergentes”, a piratas, bucaneros y corsarios cuyo único mérito es su olfato para la especulación comercial que están de paso, cual ave de puerto. La mayoría de la población de Buenaventura es pobre (material y espiritualmente), se registra en ella preocupantes cifras de analfabetismo, morbilidad, mortalidad y, por ende, corta esperanza de vida. Sus oportunidades (legales) son limitadas y, sin que ello sea una justificación, permite comprender la continua diáspora hacia el interior de Colombia y al exterior.

Buenaventura le ha aportado al país y al mundo, aparte de científicos, docentes, deportistas, mano de obra calificada, compatriotas dedicados al mundo de la cultura, funcionarios estatales y trabajadores que, en general, han aportado a la construcción de la nación y a su perfilamiento como país. Otros connacionales (víctimas del apartheid), de ambos sexos, ejercen la prostitución en países, predominantemente de Europa y América Latina, y otros se dedican a actividades ilegales. Múltiples organismos estatales y privados hacen presencia en Buenaventura y pese a conocer estas consecuencias del apartheid, les es peculiar su autismo y su insularidad.

A la iglesia católica, fiel a su inveterada estrategia de procurar quedar bien con todo mundo, le asiste una enorme responsabilidad histórica en la tragedia por la cual atraviesa Buenaventura y que aquí caracterizamos como apartheid. De la mano de la iglesia católica tuvo lugar la trata negrera y los horrendos crímenes en ella cometidos. De esa institución, el sector más recalcitrante, llama a una etérea paz, mientras en los palafitos los niños son devorados por los parásitos y pisoteados por las moscas; llama a la humildad, mientras la juventud es envenenada con narcóticos; llama a la paciencia, mientras miles de hogares pasan hambre. El sector menos corrompido de la iglesia católica es consciente de la problemática y formula tenues y esporádicas expresiones de apoyo a los movimientos de protesta.

Por su parte el espectro político colombiano nada tiene que ofrecerle a Buenaventura, ni la derecha modernizadora, ni la extrema derecha ultramontana. A ambas tendencias que han sido gobierno en Colombia, en el Departamento del Valle y en Buenaventura, solo la masiva y supina estupidez alienante garantiza su dominio político en dicho puerto. Los gobiernos locales, pretendidamente “independientes” o “alternativos” han resultado ser un fraude, una estafa. Las izquierdas colombianas (que aún permanecen en la guerra fría) tampoco tienen una propuesta responsable y seria para Buenaventura. Esas izquierdas atomizadas, histéricas, de cafetería y de camándula, aún no logran conectarse con la realidad concreta del país que pretenden dirigir.

El mundo académico colombiano (especialmente de las ciencias humanas y sociales) aún tiene trazas de prohijar un conocimiento anclado en el culto y no en la crítica, un conocimiento asexuado e “imparcial”. La mayoría de “intelectuales” colombianos permanecen borrachos en su propia vanidad expresada en lo autorreferencial, rumiando modas intelectuales y no logran, salvo contadas y honrosas excepciones, desatar reales procesos de emancipación con los resultados de sus investigaciones y su praxis. Distintas universidades privadas y estatales tienen presencia en Buenaventura y viven, parece ser, en un mundo sideral, en una burbuja. La naturaleza conservadora y confesional, de la mayoría de las universidades colombianas, les impide desatar reales procesos insurreccionales en materia de conocimiento y de compromiso con las víctimas del abuso del poder.

Buenaventura no necesita mesías alguno. Tampoco asistencialismo. Nadie les resolverá sus problemas de manera desinteresada. Los mercaderes de la política, con el apoyo de algunos de sus habitantes, pronto se harán presentes cual aves carroñeras. Se requiere que sus habitantes, por fortuna afros en su mayoría, recurran a la autocrítica, a sus genuinas raíces de lucha, tracen horizontes desde su propia cosmogonía y sean artífices de las soluciones a sus problemas. Produce tristeza ver a miles de bonaerenses históricamente burlados, excluidos y segregados. Mientras tanto Colombia, oficialmente, niega que en su territorio exista apartheid, diásporas y racismo. La esclavitud adquiere nuevas expresiones. Los mercachifles que impulsan la moda del giro decolonial ¿qué dirán sobre el particular?


Miércoles, Mayo 31, 2017 - 17:30

Páginas