Gobierno, sector privado y comunidades indígenas tienen una iniciativa para recuperar vías en Cauca afectadas por el conflicto armado

03 de Octubre de 2016 11:11 AM
Por: 
Notivision @notivisioncauca

Con el objetivo de unificar esfuerzos y concluir las obras que iniciaron la Gobernación del Cauca, el Ejército Nacional y las comunidades indígenas, el Ministerio de Posconflicto; el Ministerio de Transporte; la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y el Concesionario Nuevo Cauca SAS, se unieron para trabajar en los sectores del departamento que han sido afectados por el conflicto armado en el país, bajo su programa de Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

Con el objetivo de unificar esfuerzos y concluir las obras que iniciaron la Gobernación del Cauca, el Ejército Nacional y las comunidades indígenas, el Ministerio de Posconflicto; el Ministerio de Transporte; la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y el Concesionario Nuevo Cauca SAS, se unieron para trabajar en los sectores del departamento que han sido afectados por el conflicto armado en el país, bajo su programa de Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

“En el departamento del Cauca, las juntas de acción comunal y las mingas indígenas ya iniciaron los trabajos de mantenimiento de algunas vías, con apoyo del Gobierno Departamental y Nacional y la participación del sector privado y del Ejército Nacional bajo el programa de Responsabilidad Social de la ANI”, resaltó el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura, Luis Fernando Andrade.

Para impulsar y consolidar las iniciativas, “Fe en Colombia y Caminos de Oportunidades”, programas de la Gobernación del Cauca y del Ejército Nacional, el Concesionario aportó volquetas, maquinaria pesada, elementos de trabajo y de protección personal y los integrantes de las Fuerzas Militares proporcionaron equipos y profesionales que trabajaron y capacitaron a los integrantes de la minga.

Este programa hace parte de un plan piloto que busca el mantenimiento de las vías terciarias para el posconflicto y la generación de conocimientos, capacidades y oportunidades de empleo para las comunidades. “Esta experiencia permitirá evaluar los procesos y ajustarlos, de ser necesario, para implementarla en otras regiones del país”, expresó el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura. 

La recuperación de las vías terciarias de los departamentos del Cauca, Putumayo y Nariño tiene un costo alrededor de los 3,5 billones de pesos. Este dinero se asegurará con acuerdos entre el Ministerio de Posconflicto y entidades multilaterales, entre las que se destacan: el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y el Banco Europeo de Inversiones (BEI). “Hemos estimado que estas obras son clave en la generación de empleo durante los próximos años, lo cual será fundamental para el posconflicto y para los municipios que requieren estas inversiones”, expresó Andrade.

Adicionalmente, el Ministerio de Posconflicto, bajo la asesoría de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), diseñó una iniciativa para impulsar la participación del sector privado en estos proyectos, por medio del cual las concesiones y/o empresas privadas puedan pagar sus impuestos a través de proyectos viales priorizados en las zonas de posconflicto, llamada “Obras por Impuestos”.

“Esta propuesta ha dado excelentes resultados en Perú, en zonas que tienen bajo desarrollo de infraestructura”, señaló Luis Fernando Andrade, presidente de la ANI.

El presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura también se refirió a los avances y ventajas que trae el programa de Autopistas de Cuarta Generación (4G), que ya está en ejecución. Este programa en el que se están invirtiendo más de 50 billones de pesos, se verán reflejados en la construcción de más de 1.370 kilómetros de dobles calzadas, 141 túneles y 1.300 viaductos, entre muchas obras más.

Estas inversiones son únicas en la historia de Colombia y los resultados contundentes: un efecto multiplicador de 1,5% en el Producto Interno Bruto (PIB) durante los años en construcción, un crecimiento potencial del PIB de 4,6% a 5,3% en el largo plazo y una reducción en la tasa de desempleo del 1%. También se logra la aceleración de la Inversión Privada en infraestructura al 2018.