LA REFORMA CONEJARIA

Miércoles, Diciembre 14, 2016 - 16:15

Terminado el proceso del EGONOBEL y cumplido el objetivo personalísimo del Presidente Santos, considero de rigor hacer las siguientes reflexiones dentro del marco jurídico constitucional, sobre lo que nos espera a las clases media y baja con la aprobación a PUPITRAZOS por no decir,  a los COÑAZOS de la tan cacareada Reforma Tributaria, advirtiendo que este tema es mi debilidad constitucional y como siempre corro el riesgo de equivocarme.

Por otra parte, una de mis contradictoras me pidió “analizar bien porque es necesaria la reforma y toca (sic) hacerla”. Seguramente su petición obedece a su ignorancia en el tema, y la mejor manera de disimular, es ofendiendo. Me hubiera gustado saber su opinión para argumentar y contra argumentar académicamente con el fin de retroalimentarnos. En consecuencia, me permito hacer las siguientes precisiones:

i.- Lo fines esenciales de un “Estado Social de Derecho” como el nuestro (art. 1° Superior) apuntan a servir a la comunidad (art, 2°) dentro del presupuesto esencial de bienestar general y el mejoramiento de la calidad de vida de los asociados (art. 366), en aplicación del principio fundamental de este modelo estado: “prevalencia del interés general” según las voces del artículo 1° precitado.

Aquí surgen un interrogante: Como consigue el Estado el bienestar general y el mejoramiento de la calidad de vida de los asociados?

Respuesta:

Mediante la prestación eficiente de los servicios públicos que son inherentes a la finalidad social del estado (art. 365). Para conseguir este objetivo incuestionablemente se requiere promover las condiciones de igualdad real adoptando medidas en favor de los grupos discriminados o marginados, mas vulnerables (art. 13) a través de la existencia y operancia de un sistema tributario (art. 338 y s.s.) en procura de obtener los recursos que le permitan a esa organización política llamada Estado, una distribución equitativa de los mismos, dentro del concepto  de JUSTICIA SOCIAL, “… justicia social, basada en una economía social de mercado, con iniciativa privada, pero en la que el estado debe ejercer una cierta intervención redistributiva de la riqueza y de los recursos, que permita corregir los desequilibrios sociales”. (Corte Constitucional).

ii.- Un sistema tributario exige la participación de los ciudadanos a través del pago de impuestos y en el caso colombiano, el numeral 9 del artículo 95 consagra como obligación de los ciudadanos “Contribuir al financiamiento de los gastos de inversiones del Estado dentro del concepto de JUSTICIA y EQUIDAD” (Mayúsculas fuera de texto).

iii.- El artículo 363 señala que el sistema tributario se funda en los principios de equidad, eficiencia y progresividad, que a la luz de  la jurisprudencia constitucional estos principios:

“(…) corresponden al esquema propio de una estado social de derecho, en el que se asigna a la hacienda pública un claro propósito retributivo que se busca a través del diseño de instrumentos y políticas que procuren una mejor redistribución de la renta global del país, y del logro de una mejora relativa en los segmentos más pobres de la sociedad, a través del incremento cualitativo de los servicios públicos”.

Una lectura desprevenida de las preceptivas constitucionales precitadas, sin mayores esfuerzos nos lleva a concluir que una reforma tributaria es una actividad compleja y reglada, lo que significa que deben cumplirse las normas que reglamentan el proceso y el procedimiento constitucional en su iniciativa, deliberación, aprobación, sanción y publicación, razón por la cual, es inaceptable que en un día, en  una sola sesión de 8 horas se hubieran aprobado los 368 artículos puestos a su consideración por el Gobierno Nacional. Perdón pero no nos olvides que los congresistas según nuestro paisano Fernán Martínez tienen lectura rápida.

En tal virtud comparto las apreciaciones del senador Robledo en el boletín de prensa del congreso, de fecha 08 de diciembre del presente año cuando afirmó: “… tan solo un día para estudiar un mamotreto de medidas contra el pueblo y las clases medias (sic), impidiendo que todas las fuerzas políticas tuvieran la oportunidad de debatir ampliamente un tema tan sensible y tan complejo como lo es el pago de impuestos. Cuantas toneladas de mermelada utilizó el gobierno para que se aprobara la reforma sin ninguna discusión?”. Sobre la mermelada no lo digo yo, lo dice el Dr. Robledo, pero lo que sí es real y cierto: la LEY del TOME y DAME, si funciona.

Un paréntesis:

La palabra MAMOTRETO viene de dos raíces latinas: mamus que significa mamar y treto que significa tratado. Por lo tanto un mamotreto es un TRATADO QUE MAMA.

En conclusión. una reforma tributaria no es para pagar favores políticos; no es para dar mermelada ventiada, ni mucho menos para suplir el déficit de la corrupción en los tres poderes públicos. No señor Presidente y señor Ministro de Hacienda. Ustedes no pueden a costa de conculcar el bolsillo de las clases  baja y media obtener recursos destinados a la mermelada, etc.

Me pregunto:

Es justo y equitativo que un profesional con un salario de $3.000.000, casado y con 2 hijos en colegio, pagando arriendo porque todavía no ha podido comprar casa, se le someta a declarar renta; y mucho menos el que tiene un salario de $1.500.000.

Una persona de clase baja que no gana ni el mínimo cuánto le puede representar en una modesta “remesa” el mayor valor del 3% del IVA?

Y como les parece el tema de las toallas higiénicas; el impuesto a las motos. Mejor dicho se ensañaron contra los sectores más vulnerables, porque yo no he visto que el presidente, los ministros, los magistrados de las Altas Cortes y los Congresistas utilicen moto para desplazarse. O sí y no me he dado cuenta? Puede ser dijo un amigo.

Señor Presidente, señores ministros, señores congresistas a ustedes esto no les hace ni cosquillas ese mayor valor con esos salarios de $27.000.000.

Invito a los señores congresistas a revisar por lo menos el numeral 9 del artículo 95 de la constitución y en especial buscar el significado de JUSTICIA y EQUIDAD.

Y como les pareció el argumento chimbo del ministro: La reforma va a favorecer a la clase pobre porque los productos que no tenían IVA no se les va aplicar el 3%. Quedé más despistada que Adán el día de la madre.

Y la del señor Presidente: puedo firmar en mármol que no voy a subir los impuestos.

Y que tal los ingenuos que se dejan meter los dedos a la boca y ya están listos para el próximo proceso electoral donde los encantadores de serpientes les darán una explicación demagógica, un tamal, una cargada del chiquito (no sean  mal pensados), me refiero al hijo menor de la jefe política del barrio, una amacizada a la quinceañera hija del presidente de la Junta de acción comunal y que siga la función.

Ahora no me venga algún periodista con los argumentos tan estúpidos y faltos de análisis académico como por ejemplo: “entre godos se entienden…”; que Alvaro Gómez; que Alvaro Uribe; que esto y culotro y quesisecuando y otras personas que no tienen argumentos jurídicos y los reemplazan por expresiones estúpidas, pero para que les digo que no si si, me hacen reir y me hacen falta: “que las balas, que Uribe; que los paramilitares, que los falsos positivos, olvidando que el Presidente Santos en su calidad de Ministro hizo gobierno (art. 115), o nos mandan a leer el libro “EL NARCOTRAFICANTE NUMERO 82 EN EL MUNDO”, que el problema de la paz no es SANTOS es URIBE”. En fin una cantidad de estupideces que nada tienen que ver con los temas propuestos, porque ni siquiera se pronuncian sobre el análisis constitucional que hago en mis escritos. A estos les cae bien estas palabras; “AMA A TUS ENEMIGOS PORQUE SON LOS UNICOS PENDEJOS QUE PIENSAN EN TI LAS 24 HORAS DEL DIA. Que siga la risoterapia.